El origen de Fuerteventura

Dicen las leyendas que el clima de Fuerteventura no siempre ha sido así. Los antiguos dejaron constancia de una vieja leyenda. Una historia de muerte y venganza que acabó en la maldición de Laurinaga.

Leyenda de FuerteventuraÉpoca de conquistadores

En el siglo XV la corona de Castilla proclama a Don Pedro Fernández de Saavedra señor de Fuerteventura. Conquistador de batallas y hazañas amorosas Don Pedro mantuvo múltiples relaciones con las jóvenes indígenas del lugar. De esos encuentros tuvo numerosos hijos ilegítimos.

Los convencionalismos de la época obligan a Don Pedro a casarse. Lo hizo con Doña Constanza Sarmiento una noble con la que tuvo catorce hijos. Uno de ellos, don Luis Fernández de Herrera heredó las prácticas y peores atributos de su padre. Mujeriego y pendenciaro el joven era un seductor nato.

Laurinaga maldice FuerteventuraLa Leyenda

Un día Don Luis se prendó de la joven cristiana Fernanda. La muchacha no mostró ningún interés por el caballero, pero ante su acoso un día le acompaña a una cacería. Fue durante ese evento que el noble trató de forzarla. Ella grita y en su auxilio acude un labrador indígena. Ambos jóvenes luchan. Es cuando irrumpe a caballo Don Pedro. Viendo a su hijo en peligro se arroja sobre el campesino que cae y fallece.

Entonces aparece una anciana. Es Laurinaga, la madre del joven muerto y en su juventud seducida por Don Pedro. LLena de dolor Laurinaga confiesa que el fallecido es hijo de Don Pedro y mirando al cielo invoca a los dioses guanches y maldice la tierra de Fuerteventura. Señorío del caballero Don Pedro Fernández de Saavedra, causante de todos sus males.

Dicen que a partir de ese momento los vientos del Sáhara empezaron a soplar. La flora se fue secando y poco a poco la isla se secó hasta convertirse en el paraje que hoy todos conocemos.

© 2016 Siete.Online | Zukoabega Producciones
Síguenos: